Utilidades domésticas de los compresores de aire

Cinco prácticas utilidades para compresores de aire domésticos

Cinco prácticas utilidades para compresores de aire domésticos
Qué te parece el artículo

Los compresores de aire son una máquinas que permiten transformar presión en energía. En su interior se aumenta la presión de un fluido (un gas por ejemplo)  convirtiéndolo de esta forma en energía cinética que proporcionará la fuerza necesaria para el funcionamiento de las herramientas hidráulicas que se conecten a ellos. Se trata de utilizar la fuerza del “aire comprimido” producido dentro del compresor.

 

Cómo elegir un compresor de aire

 

A la hora de elegir un compresor de aire se debería tener en cuenta para que se quiere utilizar. Una sencilla forma de acertar será recordar que cada CV (caballo de potencia) del compresor proporcionará 100 litros de aire comprimido por minuto.

 

Las distintas herramientas hidráulicas que pueden conectarse al compresor precisan de determinada potencia, pero la mayoría de las que se utilizan para bricolaje y trabajos domésticos no sobrepasa los 3’5 CV, es decir, sería suficiente con alguno de los compresores de aire de 4 o 5 CV que se ofrecen en el mercado.

 

Para conectar las herramientas a los compresores de aire bastará con elegir los enchufes y conectores compatibles que pueden conectarse directamente a la salida del compresor y a la manguera. Esta última es de plástico flexible y debe aguantar la presión máxima que proporcione el compresor.
Hablar de un compresor de aire nos puede hacer pensar en grandes máquinas industriales, como taladros para mineros o en los martillos hidráulicos que utilizan los equipos de obras públicas para levantar las calles, pero existen compresores de aire domésticos, pensados y fabricados exclusivamente para que los manitas de la casa puedan hacer mil y un trabajos de la forma más fácil y rápida.

 

Además de otros muchos usos que irás descubriendo por ti mismo a través de la experiencia, los compresores de aire se utilizan para cinco finalidades muy conocidas y prácticas en cualquier hogar.

#1 Como infladores. Los compresores de aire facilitarán sobremanera el hinchado de todo tipo de objetos, desde ruedas hasta piscinas infantiles, pasando por colchones o balsas neumáticas.

#2 Para pintar. Ya sea pintura o barniz, en grandes superficies o pequeños objetos, los compresores de aire se harán insustituibles para repasar y dar nueva vida a puertas, paredes, muebles, vallas, bicicletas…

Se pueden acoplar a la pistola diferentes bocas de salida para que los distintos trabajos queden perfectos.
Para serigrafiar. Las máquinas de serigrafiado permiten la realización de dibujos finos, pintura de maquetas… Con la ayuda de un compresor obtendrás resultados como los de un profesional.

#3 Grapadoras y aplicadores de clavos. Se acabó lo de grapar y clavar manualmente. Con el apoyo extra de los compresores de aire será mucho más sencillo y rápido la colocación de moquetas, el tapizado de un sillón o la sujeción y montaje de estructuras de madera.

#4 Sopladores. Tanto para la limpieza del serrín después de un trabajo de carpintería, como para limpiar rincones de difícil acceso mediante el aire a presión, para avivar el fuego de una barbacoa…

 

 



Deja un comentario